Llagas: síntomas, causas y tratamiento

Llagas: síntomas, causas y tratamiento

¿Quién no ha tenido nunca una llaga en la boca? Estas úlceras dificultan nuestra vida diaria y acciones tan simples como comer, beber o lavarse los dientes pueden convertirse en una auténtica odisea.  A continuación, te explicamos cómo surgen las llagas, cuáles son sus síntomas y sus tratamientos.

Síntomas de las llagas

Las llagas o aftas bucales suelen aparecen en la parte interna de los labios, en las mejillas o en el paladar. Sus principales síntomas son:

  • Heridas de color blanco o amarillento.
  • Presentan un gran dolor.
  • Normalmente son de tamaño reducido.
  • Aunque no suele ser así, estas úlceras pueden producir fiebre y malestar general.

Causas de las aftas bucales

No se saben exactamente cuáles son las causas que dan lugar a las llagas ya que, pueden aparecer de diferentes maneras. Eso sí, existen causas muy comunes y varios factores por las que pueden aparecer estas úlceras.

  • Morderse el interior de la mejilla o la lengua.
  • Situaciones de estrés o ansiedad.
  • Cambios hormonales provocados por la pubertad, el embarazo o la menopausia.
  • Dejar de fumar.
  • Un empaste dental deficiente.
  • Comer fruta cítrica y otros alimentos con alta acidez.
  • Alimentos con muchas especias.
  • Los brackets.
  • Bajada de defensas.
  • Sistema inmunológico débil.
  • Bajo extremo de vitaminas B y C.

Cómo tratar las llagas

Las llagas pueden llegar a ser muy molestas y morderlas inconscientemente provocan que no se curen y el dolor persista por mucho más tiempo. Las aftas no tienen ningún tratamiento específico ya que, como anteriormente hemos comentado, estas úlceras pueden aparecer por diferentes motivos.

La curación de un afta es un proceso natural que pasa por la regeneración del tejido de la zona afectada. Te aconsejamos que limpies suavemente la zona y que acudas a la farmacia para que te recomiende alguna crema, pomada o colutorio que acelere su cicatrización. La función de estos productos será, crear una pequeña película protectora que aísla la zona afectada ante posibles roces y contactos.

Ahora que ya sabes de dónde provienen las llagas y cómo tratarlas, te recomendamos que, sobre todo, tengas paciencia, las llagas se curan desde los 2 a los 5 días y se puede alargar hasta una semana. Eso sí, si no desaparece con el paso de los días, no dudes en visitarnos para estudiar tu caso.

Deja un comentario

Nombre*

Email* (no se mostrará públicamente)

Web